El cerro de Xochitepec como centro ceremonial.

El Cerro de la Cruz en Xochitepec es un importante centro ceremonial y da forma a la identidad del pueblo. El Cerro fue habitado desde tiempos prehispánicos por lo que es importante también en términos arqueológicos:

“CERRO XOCHITEPEC

El Xochitepec sirve de puerta de entrada a Xochimilco y desde su cúspide se domina todo el paisaje de los antiguos lagos. Por su posición estratégica, desde ahí Tlacaélel animó a los mexicas en su batalla contra los xochimilcas (según Durán). Arqueológicamente ha sido poco estudiado, a pesar que en su cúspide hay restos de una estructura indígena y sobre ella una gran cruz cristiana que le da el sobrenombre de “Cerro de la Cruz”. Distribuidas en el cuerpo del cerro hay “maquetas prehispánicas”, con pocitas y pilas que se llenan cuando llueve. Existe un personaje indígena, trabajado en uno de los cantos filosos de los peñascos, recostado a 45° viendo exactamente hacía el cielo poniente, donde en tiempo de lluvias se detienen las nubes cargadas de agua que provienen del norte. Por su indumentaria podría tratarse de un sacerdote, un guerrero o un gobernante, ya que porta un penacho formado con los propios accidentes de la piedra, orejeras, cara redonda y cuerpo pequeño; tiene una característica que lo hace único en la cuenca: entre sus pies y la parte baja del abdomen se ubica una “Pocita en miniatura” que se llena con la lluvia o algún líquido que ahí se vierta.”[1]

Además, en el cerro de Xochitepec cada año se lleva a cabo una celebración los primeros días del mes de mayo, ya que una cruz de madera de cedro es llevada a su cumbre. Hoy se sabe que esta tradición prehispánica estaba relacionada con la adoración al dios Tláloc:

“El cerro de Xochitepec fue un adoratorio vinculado con Tláloc. Actualmente el pueblo de Xochitepec venera a la cruz en el cerro Xochitepec (Cordero, 2001). Los primeros días del mes de mayo es llevada una cruz de madera de cedro a la cumbre del cerro, acompañada con música y cohetes. Tláloc era el dios responsable de que hubiera agua suficiente para obtener una buena cosecha en las partes altas, también de que evitara el exceso de agua que inunde las chinampas. Así mismo evita las heladas que dañan los sembradíos (Cordero, 2007).

[2]


[1] ZUMBRÓN, Rafael. El solsticio de invierno en el Valle de México. Revista México Desconocido. Consultado el 19 de noviembre del 2013 en http://www.mexicodesconocido.com.mx/el-solsticio-de-invierno-en-el-valle-de-mexico.html

[2] ESPINOSA GARCÍA, Ana Cecilia y MAZARI HIRIART Marisa. Atlas de Culturas del Agua en América Latina y el Caribe. “Pueblos Indígenas de México y Agua: Xochimilicas.” Consultado el 19 de noviembre del 2013 en: http://www.unesco.org.uy/ci/fileadmin/phi/aguaycultura/Mexico/21_Xochimilcas.pdf

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s